"Hemos intentado construir una democracia que han destruido los grupos narco-yihadistas", declaró Coulibaly en una conferencia pronunciada en la universidad Science-Po de París, donde aseguró que una paz entre Mali y Al Qaeda del Magreb Islámico (AQMI) "no es posible".

Mali no negociará la paz con los 8.000 yihadistas que combate en el norte

Día 05/02/2013 - 01.44h

El ministro maliense de Exteriores descarta la búsqueda de un acuerdo con la rama magrebí de Al Qaida

El ministro de Exteriores de Mali, Tiéman Hubert Coulibaly, aseguró ayer que su país no buscará un acuerdo de paz con los cerca de 8.000 "narco-yihadistas" a quienes combaten en el norte con el Ejército francés y abogó por estabilizar la región y dotarla de "una economía de sustitución" a la subsistencia criminal.
"Hemos intentado construir una democracia que han destruido los grupos narco-yihadistas", declaró Coulibaly en una conferencia pronunciada en la universidad Science-Po de París, donde aseguró que una paz entre Mali y Al Qaeda del Magreb Islámico (AQMI) "no es posible".
El jefe de la diplomacia maliense insistió en que es necesario que la zona del norte de su país pueda crear una "una economía de sustitución" que reemplace a la "economía criminal" que actualmente impera en ese área que atraviesa el desierto del Sahel.
"No construiremos ninguna zona económica próspera en una área inestable", subrayó Coulibaly ante varios cientos de estudiantes de ciencias políticas, a quienes explicó que los insurgentes pagan entre 300 y 600 euros al mes a cada rebelde, algunos de ellos niños de 12 años armados con fusiles de asalto AK47.