Por ello, Monti decidió, según revela el director del "Corriere della Sera", anunciar su intención de dimitir, por el bien del país, un sábado, con los mercados cerrados, y con la intención de que el lunes cuando abra la Bolsa las aguas estén mas calmadas


Italia teme a "los mercados" tras la súbita dimisión de Monti

El presidente de la república, Giorgio Napolitano, teme que la decisión de Monti coloque a Italia al borde del rescate.





Mario Monti, en el coche oficial, al poco de anunciar su decisión de dimitir | EFE



LIBERTAD DIGITAL 
Así se recoge este domingo en los medios de comunicación italianos. En numerosos sectores de la política y la opinión pública en Italia se ha instalado ya el miedo a la reacción de los mercados tras la noticia que ha saltado este fin de semana. Berlusconi se presentará a las próximas elecciones, lo que ha precipitado la decisión del actual primer ministro Monti de dejar el gobierno. Lo hará tras la aprobación de los presupuestos.
"Me convencí de que no podíamos seguir adelante", son las palabras de Monti que destaca Il Corriere Della Sera, junto a otras de Napolitano: "Mañana veremos la reacción de los mercados".
En el mismo diario, destacan que en Europa comienza a temerse que se recuperen las dudas sobre la necesidad de que Italia tenga que solicitar la ayuda. Es más, dice que el Gobernador del Banco Central Europeo, Mario Draghi dormía más tranquilo cuando era Mario Monti quien dirigía los destinos de Italia.
El propio Jean Claude Trichet dijo este sábado por la noche que "con Monti, Italia se hizo un gran servicio a sí misma". De este modo, el anunció por sorpresa ha alimentado la incertidumbre sobre qué sucederá en los próximos días en el país tanto en el ámbito económico como político.
Por otro lado, el director del diario "Corriere della Sera", Ferrucio de Bortoli, describe el "malestar" y "la amargura" de Monti por la retirada de confianza del partido de Silvio Berlusconi, lo que le empujó a tomar esta decisión. Según De Bortoli, Monti "habría preferido que le desenchufasen del Gobierno directamente con un voto de censura, y no de esta manera".
Monti se refería a las dos cuestiones de confianza no votadas por el Pueblo de la Libertad (PDL) en el Senado y las duras críticas a la política del Ejecutivo pronunciadas en la Cámara de los Diputados por el secretario de esta formación y delfín de Berlusconi, Angelino Alfano.
Sobre la decisión de Monti también pesó la candidatura de Silvio Berlusconi a las elecciones, de la que se enteró camino de regreso a Italia tras una reunión económica en Cannes (sur de Francia).
Por ello, Monti decidió, según revela el director del "Corriere della Sera", anunciar su intención de dimitir, por el bien del país, un sábado, con los mercados cerrados, y con la intención de que el lunes cuando abra la Bolsa las aguas estén mas calmadas. Y es que uno de los mayores temores tras el anunció de Monti es cuál será la reacción de los mercados y sobre todo de la prima de riesgo, que bajo el Gobierno de Monti descendió hasta los 300 puntos desde los 575 en la que la dejó Berlusconi en noviembre de 2011.
También "Corriere della Sera" adelanta una hipótesis que está cobrando fuerza en las últimas horas y es que ahora que Monti ya no tiene la presión del Gobierno, quede libre para presentarse a las elecciones con el apoyo de una lista electoral.
La prensa italiana se interroga también sobre lo qué sucederá en los próximos días, sobre las leyes que se quedarán ancladas en el Parlamento sin ser aprobadas, sobre la posible fecha de las elecciones generales y sobre el futuro de Monti.
Como se leía en la nota de la Presidencia de la República que anunciaba la dimisión de Monti tras la aprobación de los Presupuestos Generales, ahora el primer ministro tendrá que comprobar si los partidos están dispuestos a votarla.
Tras su aprobación, añadía la nota, "y tras consultar con el Consejo de ministros, Monti oficializará su irrevocable dimisión en manos del Jefe de Estado".
Todo apunta a que las elecciones serán en febrero, ya que tienen que pasar 45 días (máximo 70) desde que se disuelve el Parlamento al día de las elecciones y además así se harán coincidir con los comicios regionales en Lazio, Lombardia y Molise, con un importante ahorro a las arcas del Estado.
El Gobierno pretendía que la ley que contiene los Presupuestos llegase al Parlamento para su aprobación sobre el 18 de diciembre, por lo que podría estar aprobada antes de que empiecen las fiestas de Navidad.
De esta manera pueden quedarse sin aprobar leyes importantes como el decreto "Ilva", que salvaría momentáneamente la acería de Taranto (sur) que da trabajo a cerca 20.000 personas, pero también el Decreto de Crecimiento, que contiene varias medidas para la modernización del país, así como el paquete legislativo que contiene algunas directivas europeas que Italia aún no había aprobado.
Tampoco parece posible que se cambiará la ley electoral, que a ningún partido gusta, y con la que se volverá a votar en las próximas elecciones.
Por el momento, Berlusconi no se ha expresado sobre la decisión de dimitir de Monti, pero algunos de sus correligionarios como la diputada Daniela Santanche no tienen alguna duda en declarar "que ha sido el primer triunfo" de "Il Cavaliere".