Dogmas de fe que han rodeado al mercado inmobiliario. "La vivienda nunca baja", "alquilar es tirar el dinero" o "no hay burbuja inmobiliaria", son sólo un ramillete de las grandes frases que han condenado posteriormente al mercado inmobiliario y a muchos de los que creyeron en ellas.



LOS DOGMAS DE FE DEL SECTOR

Diez frases inmobiliarias que se han convertido en mentira

Los últimos años han hecho que creencias como "el precio de la vivienda nunca baja" se derrumben.



Seseña, una de las imágenes de la burbuja



    LIBRE MERCADO 
    El pinchazo de la burbuja inmobiliaria será un acontecimiento económico que quedará grabado en la mente de muchos ciudadanos que ven cómo el precio de la principal inversión de su vida se hunde. Muchos de ellos, durante años  han sido presas de los dogmas de fe que han rodeado al mercado inmobiliario. "La vivienda nunca baja", "alquilar es tirar el dinero" o "no hay burbuja inmobiliaria", son sólo un ramillete de las grandes frases que han condenado posteriormente al mercado inmobiliario y a muchos de los que creyeron en ellas.
    Sin embargo los últimos años han hecho que todas estas creencias, que alimentaron la burbuja inmobiliaria, sean derrumbadas. El portal inmobiliario idealista.com analiza las diez frases más destacadas:

    1-"El precio de la vivienda nunca baja"

    Desgraciadamente para muchos, esta ha sido la gran mentira de las últimas décadas. Ahora suena a chiste, pero durante años fue pasando de generación en generación y grabada a fuego en la mente de casi todos los españoles. Incluso tenía sus versiones light como "subirá menos, pero no caerá", que hicieron que muchos compraran casa por miedo a quedarse fuera y con la seguridad de estar haciendo una inversión segura.
    El tiempo ha demostrado que la vivienda, como cualquier inversión, puede caer y mucho si llega producirse una burbuja de precios previa.

    2-"Alquilar es tirar el dinero"

    Muchos jóvenes -y no tan jóvenes- tuvieron que soportar los silencios, miradas de compasión y ser vistos como unos irresponsables en cuanto decían en las conversaciones: "no, es que yo vivo de alquiler". Sin duda, tras ver la actual caída de precios, embargos y deudas de varias décadas, muchos compradores desearían no haberlo hecho y haberse ido de alquiler. Actualmente, muchos hogares han visto cómo el valor de su vivienda ha caído, un 30, 40 o 50% en apenas cinco años, evaporándose de su bolsillo miles de euros que ahora tendrían de haber vivido de alquiler.

    3-"No voy a vender por menos de lo que me costó"

    Esta frase ha sido motivo de bancarrota para muchas familias, que por no vender hace algunos años por debajo del precio de coste (que una vez añadidos los gastos e intereses pasa a ser incluso una cifra anecdótica) se han visto condenados al embargo de su vivienda a un precio muy inferior al que pudieron vender hace tiempo.
    Es cierto que cada vez más particulares son conscientes de la situación y bajan con mayor facilidad el precio de su vivienda. Es un paso duro porque supone reconocer un error, pero es también necesario si se quiere vender la vivienda. El precio de compra de una casa no debe sernunca una barrera inquebrantable, ya que realmente sólo es algo psicológico y que nos puede hacer entrar en una situación complicada si nos aferramos a él.

    4-"No voy a vender por menos de la hipoteca"

    Es la versión actual de la frase anterior y a la que hemos llegado después de una caída constante del precio de la vivienda durante más de cinco años. El mercado no entiende de precios de compra o hipotecas pendientes de cada uno y afecta a todos por igual, llevándose por delante niveles que para uno son importantes, pero que para el mercado no suponen nada.
    En el caso de la hipoteca es cierto que para muchos es una línea complicada de superar aunque quieran, ya que el banco obliga a cancelar una hipoteca cuando se vender el piso. Esto también provoca que haya pisos semejantes en el mercado a precios muy diferentes, ya que quizás uno abrió una hipoteca por el 80% del precio y ha ido amortizando y otro por el 120% y apenas ha quitado hipoteca. Esto hace que a uno le quede poca hipoteca y pueda ser más competitivo en el precio y otro no. Sin embargo, muchas personas están ya vendiendo por debajo del precio de la hipoteca porque han visto que el precio podría bajar más y mejor quitarse gran parte de la deuda que seguir con todo encima.

    5-"La vivienda siempre sube a largo plazo"

    Esto depende del periodo de entrada y salida y de lo que cada uno considere largo plazo. Así, el precio de la vivienda está actualmente enEspaña en niveles de 2003, hace nueve años. Esto quiere decir que todo el que compró después de ese momento actualmente tiene una vivienda con un valor inferior y la frase de que sube a largo plazo seguro que se suena lejana.

    6-"Dan hipoteca a todo el mundo"

    Durante años, primero se elegía la casa y luego simplemente se firmaba la hipoteca. Era un proceso casi automático, un mero formalismo, ya que a prácticamente nadie le echaban atrás la operación en el banco, que estaba encantado de financiar un producto que subía sin parar y que en teoría, no conllevaba peligro.
    Sin embargo, la bola se hizo demasiado grande, los precios dejaron de subir y empezó el derrumbe. Ahora todo el mundo sabe que conseguir una hipoteca es casi misión imposible, que hay que tener ahorros, comprar una casa a bajo precio y unos salarios recurrentes y asegurados, algo que en la actualidad se convierte casi en una quimera.

    7-"Mete los gastos, el coche y los muebles en la hipoteca"

    Igual que había hipotecas para todos, también hubo hipoteca para todo. El grifo del dinero estaba abierto de forma constante y se formalizaron hipotecas muy por encima incluso del valor de la vivienda. Eran las hipotecas al 120% del valor del piso, donde además de la vivienda podías meter los gastos de la compra, el coche y los muebles. El banco apenas oponía resistencia ya que contaba con el comportamiento histórico del precio de la vivienda que permitía recuperar todo lo prestado si había problemas simplemente con embargar la vivienda.
    Ahora, hay veces que ni por el 80% del precio de la vivienda se obtiene financiación y se obliga a los compradores a poner más dinero de su bolsillo para que el banco ponga menos, en concreto, se cierran hipotecas al 50 o 60% del valor de la casa o no hay préstamo.

    8-"No hay burbuja inmobiliaria en España"

    En los años previos al estallido en 2007, pocos políticos dejaron de caer en la tentación de negar la burbuja inmobiliaria. Todos los ministros de economía y vivienda durante años han animado siempre a comprar casa y han negado la existencia de la burbuja inmobiliaria hasta que, prácticamente les estalló en las manos. Absolutamente todos tienen en su hemeroteca esta frase, seguramente conscientes de que si se derrumbaba el ladrillo todo caería como un castillo de naipes, ya que gran parte del crecimiento económico del país estaba construido sobre el ladrillo y el endeudamiento.

    9-"El precio de los pisos volverá a subir de forma vertiginosa en 2009"

    La frase fue acuñada por Fernando Martín, presidente de Martinsa Fadesa en octubre de 2007, nada más empezar a bajar el precio de los pisos. Se da la circunstancia de que Martín era en ese entonces el presidente de este lobby inmobiliario y que poco después presentó la mayor suspensión de pagos de una empresa en España, la de Martinsa Fadesa.

    10-"Nunca se verán rebajas del 30% o del 40%, antes se lo regalo al banco"

    La frase para enmarcar se realizó en octubre de 2008, una vez que la vivienda ya llevaba meses cayendo, y es obra de Guillermo Chicote, ex presidente de la asociación de constructores promotores de España (APCE). Señaló que "nunca se verán rebajas del 30% o del 40%"porque el margen máximo sería del 20%, ya que el 80% es hipoteca. "Antes se lo regalo al banco", señaló en unas jornadas inmobiliarias de la fundación Rafael del Pino. Y es que el lobby inmobiliario no ha sido precisamente el grupo de expertos que más ha acertado a la hora de realizar pronósticos sobre el mercado inmobiliario.

    Comentarios