Responsabilidad de todos". Éste es el lema de la Estrategia Española de Seguridad (EES), la primera definida sobre el papel y con vocación de perdurar en el tiempo, sirviendo de enlace entre ciudadanos, empresas y el conjunto de las administraciones públicas.


SEGURPRICAT pone a su disposición como consultores de seguridad internacional e Inteligencia su experiencia internacional

SEGURPRICAT pone a su disposición como consultores de seguridad internacional e Inteligencia su experiencia internacional y formación en el analisis de riesgos en seguridad para que pueda toma la decisión màs adecuada a sus necesidades, disponemos de formación multidisciplinar, talento, inteligencia y creatividad para colaborar con eficiencia y eficacia en sus proyectos internacionalización de su empresa, porque nadie ignora que la implantación en el mercado exterior no se improvisa.


Responsabilidad de todos". Éste es el lema de la Estrategia Española de Seguridad (EES), la primera definida sobre el papel y con vocación de perdurar en el tiempo, sirviendo de enlace entre ciudadanos, empresas y el conjunto de las administraciones públicas.
La EES, dirigida por Javier Solana, ha sido elaborada por una comisión y un grupo de trabajo con representación de varios ministerios. La estrategia fue aprobada por el Consejo de Ministros el pasado 24 de junio y se revisará dentro de cinco años, pero su vida útil se estima que se extienda a lo largo de los próximos diez. Su aparición no significa que nuestro país no contara con una estrategia de Seguridad, ya que cada Gobierno establece sus políticas en esta materia, pero sí se traduce en un programa de actuación básico, de consenso, a largo plazo, independiente del partido político que gobierne.
Este plan estratégico se fundamenta en seis conceptos básicos: enfoque integral de la Seguridad, coordinación entre Administración y sociedad, eficiencia en el uso de recursos, anticipación a amenazas y riesgos, resistencia y recuperación de sistemas e instrumentos y, por último, interdependencia responsable con socios y aliados, en consonancia con la connotación global de iniciativas similares en otros países.
De hecho, uno de los objetivos finales que se plantea es la creación de mecanismos de gobernanza global, que permitan cooperar con otros Estados para gestionar mejor los riesgos y oportunidades en un mundo que precisa de elementos de control que hagan de él un lugar más seguro.
Ciberataques, un peligro más

La principal novedad en lo que a Seguridad TIC respecta es que, por primera vez en la historia, las ciberamenazas son contempladas en un documento de este tipo en España. La cultura de la Seguridad que proclama la estrategia no diferencia entre terrorismo yihadista, crimen organizado o ciberataques, un posicionamiento que se puede interpretar como un movimiento continuista del Gobierno de España, acorde con la necesidad de establecer políticas de Seguridad Integral, tal y como ha quedado patente con la aprobación de la 'Ley PIC' o el Esquema Nacional de Seguridad (ENS). Lejos queda la división de los ámbitos tradicionales de Defensa (Tierra, Mar y Aire), para dar paso a nuevos escenarios como el propio ciberespacio, el informativo o el espacial. Y es que "la ciberseguridad relacionada con las infraestructuras vitales para el funcionamiento de un país, se ha convertido en un ámbito clave para la Seguridad de cualquier Estado", según recoge la estrategia.
La EES reconoce que determinados ataques sofisticados provenientes del ciberespacio podrían paralizar la actividad de un país. Internet se ha convertido en un arma para el espionaje y la contrainteligencia, una situación que obliga a "fortalecer la legislación, reforzar la capacidad de resistencia y recuperación de los sistemas de gestión y comunicación de las infraestructuras y los servicios críticos". Esto explica que la estrategia apueste por estrechar la colaboración público-privada y fomentar las relaciones internacionales como medida para luchar contra un fenómeno para el que no existen fronteras. La EES prevé el futuro desarrollo de estrategias de segundo nivel, entre ellas una Estrategia Española de Ciberseguridad, donde previsiblemente el Instituto Nacional de Tecnologías de la Comunicación (Inteco) jugaría un papel destacado, junto a otras instituciones como la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD), el Centro Criptológico Nacional (CCN), las Fuerzas Armadas y el Centro Nacional para la Protección de Infraestructuras Críticas (CNPIC). Además, en última instancia, para adoptar un enfoque integral de ciberseguridad, la colaboración estrecha con organismos como la UE y la OTAN se torna ineludible.


© 2005 Editorial Borrmart

Comentarios