Toma de posesión del Director General de la Guardia Civil D. Arsenio Fernández de Mesa y Díaz del Río

Toma de posesión del Director General de la Guardia Civil
D. Arsenio Fernández de Mesa y Díaz del Río

Sean mis primeras palabras de agradecimiento al Gobierno por la confianza que ha depositado en mi persona al nombrarme Director General de la Guardia Civil a propuesta de los Ministros del Interior y de Defensa. Acabamos de recuperar nuestra Dirección General, separada de la del Cuerpo Nacional de Policía, lo que nos permitirá seguir avanzando en nuestros principales objetivos atendiendo a nuestras específicas características, complementarias, sin duda, a las de nuestro cuerpo hermano. Y es aquí donde quiero agradecer el trabajo de mi predecesor en el Cargo, don Francisco Javier Velázquez, por su entrega personal y el trabajo desempeñado durante estos últimos años. Y, precisamente, una de vuestras mejores virtudes y quizá por la que el pueblo español tiene en este Benemérito Instituto uno de sus principales referentes, es vuestro servicio a España con total lealtad y entrega, independientemente del color político del gobierno de turno y, por ello, no vengo a suplantar a nadie, ni a vuestros mandos naturales ni a quienes ejercen su función uniformada.
Mi intención no es otra que la de escuchar a todos, ayudar, colaborar y servir a España con el mismo pundonor y legítimo orgullo que todos vosotros. Para lo que me pongo a vuestra entera disposición, para oíros y ayudaros con el único objetivo de ser parte de la solución a vuestros problemas, sabiendo que nuestros límites están en el estricto cumplimiento de la Ley por parte de todos. Soy consciente de la alta responsabilidad que supone dirigir esta  Institución formada por casi 83.000 hombres y mujeres que a lo largo de sus casi 168 años de historia ha conseguido con su esfuerzo, dedicación y profesionalidad que los españoles se sientan más seguros y tranquilos.

Habéis llegado hasta aquí porque la Guardia civil ha sabido adaptarse en cada momento a las necesidades y desafíos de nuestra sociedad. Habéis sido capaces de compatibilizar modernidad con los valores tradicionales del Cuerpo, a pesar de las palpables carencias presupuestarias. Los ciudadanos así lo han entendido y lo reconocen año tras año, situando a la Guardia Civil entre las Instituciones mejor valoradas por los españoles. Y esto es así gracias a vuestro trabajo y a vuestro permanente compromiso con nuestra democracia, con el orden y la ley, que reza vuestro himno y, en definitiva, con los principios y valores irrenunciables de esta vital Institución para España.
Como un español más y ahora como Director General del Cuerpo, reconozco y valoro enormemente el sacrificio que los Guardias Civiles realizáis en vuestro servicio diario en los más de 2.000 Puestos que conforman vuestro despliegue territorial, vertebrando el Estado y constituyendo una de las mejores referencias de la cohesión territorial y social, garantizando el normal funcionamiento de nuestro País, cumpliendo con el mandato Constitucional.
Estáis en primera línea en la defensa de los intereses de España en ámbitos tan importantes como la lucha contra el terrorismo y el crimen organizado; la persecución del repugnante tráfico de seres humanos; o vuestra contribución  en misiones internacionales, aportando vuestra experiencia y donde vuestra naturaleza militar  se ha revelado como una de las claves de éxito en las fases de estabilización de zonas de conflicto alejadas de nuestro territorio.
Sé que no me enfrento a un trabajo fácil, pero con vuestro imprescindible concurso, estoy seguro de poder estar a la altura de todos y cada uno de vosotros, los uniformados y, con ello, estar a la altura de lo que España demanda de nosotros. Los valores de honor, lealtad, disciplina, abnegación, honradez y compañerismo que han caracterizado siempre a la Guardia Civil presidirán mi compromiso personal de esfuerzo constante en mejorar la seguridad ciudadana, avanzar en vuestra modernización y en la mejora de las condiciones sociales, laborales y profesionales de todos los Guardias Civiles, oyendo a todos y a vuestros representantes legales, con el único límite del cumplimiento de la Ley. Y, por qué no decirlo, mi afecto y reconocimiento permanente a quienes os acompañan y conllevan a diario esta ardua tarea: vuestras familias, ejemplares a la hora de compartir penas y alegrías, los momentos agradables, pero también los más difíciles.
Hay mucho trabajo por hacer y desde el primer día os pido a todos (Generales, Oficiales, Suboficiales, Cabos y Guardias Civiles) vuestra colaboración, con el absoluto convencimiento de que sin ella toda la labor será baldía; yo reitero mi absoluta disposición a esta importante tarea.
No puedo terminar estas palabras sin recordar el trabajo de tantos Guardia Civiles que os han precedido y que han contribuido al prestigio del Cuerpo, a los éxitos y avances conseguidos, de los que hoy sois depositarios y tenéis la obligación de superar. Muchos han perdido sus vidas. Es justo tener un recuerdo y un reconocimiento emocionado a todos los Guardias Civiles que han muerto mientras realizaban una labor dura, arriesgada y no siempre conocida y, de manera muy especial, a los que han sido asesinados víctimas de la barbarie terrorista, y a todas sus familias. Su esfuerzo y su entrega permanecerán siempre en la memoria de todos los españoles.
Guardias Civiles: desde este momento me pongo a vuestra disposición, con la absoluta certeza de compartir con vosotros un objetivo común e irrenunciable, que no es otro que el de servir a España y a los españoles.
Muchas gracias.

Comentarios