La Guardia Civil detiene a 38 personas por una estafa telefónica de un millón y medio de euros Se han realizado 11 registros domiciliarios y 9 inspecciones en establecimientos, en los que se han incautado 500 teléfonos, 4.000 tarjetas de telefonía móvil y 45.000 euros en metálico

La Guardia Civil detiene a 38 personas por una estafa telefónica de un millón y medio de euros
Se han realizado 11 registros domiciliarios y 9 inspecciones en establecimientos, en los que se han incautado 500 teléfonos, 4.000 tarjetas de telefonía móvil y 45.000 euros en metálico

A través de Internet conseguían las filiaciones de sus víctimas con las que realizaban altas de contratos de teléfono a su nombre de forma fraudulenta
La Guardia Civil en la denominada operación “PORTABLE” llevada a cabo en Barcelona, Lleida, Huesca, Valencia, La Rioja y Navarra, ha desmantelado una red dedicada a dar de alta fraudulentamente miles de contratos telefónicos a nombre de personas cuyas filiaciones conseguían a través de Internet. Han sido detenidos 38 integrantes de la organización, con edades comprendidas entre los 16 y los 56 años de edad, por su presunta implicación en delitos de estafa, usurpación de estado civil, receptación y pertenencia a grupo criminal.
Se han realizado 11 registros domiciliarios y 9 inspecciones en establecimientos de telefonía móvil, en los que se han incautado 500 teléfonos, 4.000 tarjetas de telefonía móvil y 45.000 euros en metálico.
La investigación se inició a raíz de varias denuncias recibidas en Navarra, relativas a la comisión de delitos de estafa y usurpación de estado civil al detectarse la contratación de líneas de telefonía móvil de forma ilícita, desconociendo los titulares de su existencia.
Se hizo cargo de las investigaciones la Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Guardia Civil de Navarra, que pudo constatar la existencia de un grupo organizado, estructurado jerárquicamente, donde cada uno tenía encomendada una misión por la que obtenían un beneficio económico.
Tras las primeras investigaciones se pudo conocer que una parte de la organización se dedicaba a obtener tarjetas de prepago puestas a nombre de ciudadanos pakistaníes, que habían sido dadas de alta en locutorios a cargo de personas de esta misma nacionalidad. A continuación otra parte de la red se encargaba de realizar la portabilidad de la línea a otra compañía de telefonía móvil.

  Utilizaban boletines oficiales para obtener las filiaciones

Para conseguir los datos de las víctimas, que más tarde serían los titulares del contrato, utilizaban los Boletines Oficiales del Estado, Autonómico y de las Provincias Españolas, de donde sacaban listados de personas que habían aprobado oposiciones para la administración. En otras ocasiones llegaron a utilizar nombres de personas inexistentes pero con apariencia legal, de las que aportaban una numeración de un Documento Nacional de Identidad real.
Para poder completar el proceso de alta, facilitaban como cuenta bancaria para la domiciliación, números obtenidos a través de Internet pertenecientes a Asociaciones, ONG,s, Clubes, etc.
En ocasiones se beneficiaban de diferentes promociones ofrecidas por las compañías proveedoras del servicio a cambio de realizar la portabilidad, recibiendo terminales telefónicos de alta gama. Las entregas de los móviles se realizaban a personas diferentes de los titulares de las líneas y en direcciones, ficticias en la mayoría de ocasiones, incluidas en la ruta de reparto de las empresas de paquetería en las cuales tenían empleados pertenecientes a la organización criminal.
Para poder coordinar las entregas, los responsables de los diferentes grupos mantenían reuniones en localidades próximas a Navarra, donde intercambiaban información para dejar claro cómo localizar los paquetes que debían ser recogidos por los repartidores y ser apartados del tráfico normal, para así entregarlos posteriormente.
Otro grupo, compuesto por ciudadanos pakistaníes e hindúes que regentaban locutorios en Cataluña, eran los encargados de colocar en el mercado los móviles obtenidos de forma fraudulenta, vendiéndolos una vez liberados de la restricción impuesta por la compañía de telefonía, a precios más económicos que los del mercado.
La operación ha sido coordinada por el Juzgado de Instrucción nº2 de los de Pamplona (Navarra), decretando el ingreso en prisión de cuatro de los integrantes de la organización considerados como los líderes de los grupos señalados anteriormente.
Existen numerosas víctimas que han podido verse afectadas por este fraude, de las que se habrían utilizado sus datos personales para la formalización de contratos fraudulentos. Por ello, se solicita la colaboración ciudadana para que todas aquellas personas que hayan recibido reclamación por parte de las Compañías telefónicas de deudas generadas por líneas telefónicas que no han sido dadas de alta por ellos, se pongan en contacto con la Guardia Civil de Navarra a través del teléfono 948.29.68.50.
Para más información pueden dirigirse a la Oficina Periférica de Comunicación (O.P.C) de la  Guardia  Civil de Navarra, Telf. 948-296850- ext. 5200/636220642.
Existen imágenes de vídeo a disposición de los interesados en el siguiente enlace web:
http://www.guardiacivil.es/es/prensa/videos_descarga_medios/index.html
separador

RSS ATOM Twitter Youtube Tuenti

062 Teléfono de emergencias de la Guardia Civil Póngase en contacto con la Guardia Civil W3C
© Departamento de Internet Guardia Civil (2012) | Aviso Leg