Ir al contenido principal

La Conferencia de Alto Nivel sobre Víctimas del Terrorismo ha acordado la siguiente declaración:


MINISTERIO DEL INTERIOR - MINISTERIO DE ASUNTOS EXTERIORES Y DE COOPERACIÓN

El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, ha clausurado la Conferencia de Alto Nivel sobre Víctimas del Terrorismo celebrada en Madrid

10 / 07 / 2012 MADRID
El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, y el subsecretario del Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación, Rafael Mendívil, han presidido hoy martes, a las 12:30 horas, la sesión de clausura de la Conferencia de Alto Nivel sobre Víctimas del Terrorismo, del Foro Global contra el Terrorismo (GCTF), que se ha celebrado durante dos días (9 y 10 de julio) en el Palacio de Congresos de Madrid.

La Conferencia de Alto Nivel sobre Víctimas del Terrorismo ha acordado la siguiente declaración:

DECLARACIÓN DE MADRID - 10 de julio de 2012

1. Condenamos de forma inequívoca todos los actos de terrorismo y expresamos nuestra profunda comprensión hacia todas las víctimas del terrorismo en todas sus formas y manifestaciones, que han sufrido, directa o indirectamente, a manos de los terroristas en todo el mundo. El número creciente de víctimas del terrorismo pone de manifiesto su terrible precio en vidas humanas. 
2. Nos mantenemos unidos a la hora de renovar nuestro compromiso de prestar apoyo y ayuda a las víctimas del terrorismo, conforme a nuestras normas nacionales y el respeto a los principios internacionales. Las víctimas del terrorismo de las diferentes partes del mundo han levantado sus voces contra esa lacra. Les rendimos homenaje por su valor al enfrentarse a la presión y a los posibles riesgos que entraña compartir sus experiencias públicamente y nos comprometemos a garantizar que sus voces se escuchan y que las víctimas jamás caerán en el olvido.
3. Nos comprometemos a promover y fortalecer la resiliencia de las víctimas, sus familias y sus comunidades locales frente al terrorismo y sus amenazas, y acordamos fomentar un mejor entendimiento por parte de la comunidad internacional de lo que puede hacerse para apoyar a las víctimas del terrorismo en todas sus formas y manifestaciones, de cómo puede protegerse mejor su dignidad y de cómo podemos crear solidaridad en torno a ellas. 
4. Afirmamos que debe tratarse a las víctimas con dignidad y respeto por sus derechos humanos. Instamos a que se adopten las medidas adecuadas para garantizar su seguridad, su bienestar físico y psicológico y su intimidad, sin ninguna discriminación basada en nacionalidad, sexo o religión. Esto incluye el acceso a recursos tales como los servicios sociales y de apoyo profesional. Animamos a incrementar la investigación sobre la situación de las víctimas del terrorismo para mejorar la comprensión y el conocimiento sobre cómo el terrorismo hace mella en las víctimas a corto y largo plazo, y cómo ayudarlas mejor con sus necesidades.
5. Subrayamos la importancia de la creación de capacidad en cuerpos de seguridad y personal de primera intervención para atender las necesidades de las víctimas en los momentos inmediatamente posteriores a un atentado terrorista, en coherencia con nuestros sistemas de derecho interno.
6. Como se establece en el Memorando del Foro Mundial contra el Terrorismo (GCTF) sobre buenas prácticas en cuanto a sistemas eficaces de lucha contra el terrorismo en el ámbito de la justicia penal, hecho en Rabat, deberán protegerse los derechos de las víctimas del terrorismo, en todas sus formas y manifestaciones, en los procedimientos de naturaleza penal. Esto incluye el derecho a solicitar medidas de protección de testigos y a una asistencia y apoyo adecuados durante el procedimiento. Reconocemos que el acceso a la justicia y la garantía de un trato justo son elementos esenciales y necesarios del apoyo a las víctimas del terrorismo en todas sus formas y manifestaciones.
7. Apoyamos plenamente las iniciativas encaminadas a facilitar información a las víctimas sobre el sistema de justicia penal y las oportunidades de participar en los procedimientos de naturaleza penal, y a proteger la intimidad de las víctimas y garantizar su seguridad frente a intimidaciones y represalias.    
8. Subrayamos la importancia de fortalecer, allá donde sea necesario, los marcos jurídicos para proteger los derechos de las víctimas del terrorismo en todas sus formas y manifestaciones. Recomendamos que los Estados colaboren en la participación de las víctimas y/o de los representantes de asociaciones de víctimas en los procedimientos judiciales que se sigan contra los autores de actos terroristas, incluyendo, en su caso, la admisión de las declaraciones de las victimas sobre sus consecuencias.
9. Insistimos en la importancia de fomentar la solidaridad y de movilizar a la opinión pública en contra del terrorismo. El apoyo internacional a las víctimas comprende la cooperación internacional y el intercambio de información sobre medidas antiterroristas y la persecución penal de los autores con el fin de llevar a los terroristas ante los tribunales.
10.  Subrayamos la necesidad de aumentar el grado de concienciación internacional de las distintas formas en que las víctimas del terrorismo, en todas sus formas y manifestaciones, pueden contribuir a prevenirlo, actuando también como portadores de mensajes dignos de crédito en contra de la ideología de la violencia adoptada por los grupos terroristas. Preconizamos la elaboración de buenas prácticas sobre el papel que pueden desempeñar las víctimas para rebatir y desprestigiar los relatos de los extremistas y los gobiernos violentos en apoyo de dichas iniciativas. 
11.  Hacemos hincapié en el papel crucial que pueden desempeñar los medios de comunicación a la hora de movilizar a la población a favor de las víctimas y en contra los que perpetran actos terroristas. Los medios de comunicación internacionales han comenzado a colaborar en nuestro objetivo común de poner rostro humano a las consecuencias trágicas del terrorismo. Celebramos las iniciativas dirigidas a formar a las víctimas y a las asociaciones de víctimas con vistas a prepararlas para una interacción con los medios de comunicación que sea digna y no entrañe riesgos y que defiendan a las víctimas. Animamos a continuar con esa labor para hacer frente al extremismo violento y reducir los episodios de actividad terrorista.  
12.  Reconocemos la importancia de ofrecer a las víctimas del terrorismo más oportunidades de compartir sus vivencias y de que se entienda que prestar atención a los costes humanos del terrorismo puede servir para que la sociedad acabe por sentir aversión hacia aquellos que perpetran esos actos criminales. Subrayamos, por ello, la necesidad de dar voz a las víctimas del terrorismo en todas sus formas y manifestaciones y de poner rostro humano a las consecuencias de estos actos.
13.  Somos conscientes de la importancia de la participación y el compromiso de la sociedad civil y las comunidades locales en las labores de asistencia a las víctimas del terrorismo en todas sus formas y manifestaciones, ya que son esenciales para construir la resiliencia individual y colectiva frente a la actividad extremista y terrorista, al tiempo que se aumenta la confianza y se fortalece la cohesión social.
14.  Pretendemos promover la colaboración internacional para apoyar a las víctimas del terrorismo, tal como ha solicitado la Estrategia Mundial contra el Terrorismo de las Naciones Unidas, y agradecemos la importante colaboración de los gobiernos, organizaciones internacionales y regionales, organizaciones no gubernamentales y medios de comunicación en el apoyo a las víctimas del terrorismo, e instamos a un mayor fortalecimiento de esas iniciativas.
15.  Respaldamos el Plan de Acción sobre las actividades de seguimiento presentado por la Conferencia de Alto Nivel sobre las Víctimas del Terrorismo del Foro Mundial contra el Terrorismo, confiando en su adopción por el Comité de Coordinación del GCTF, y subrayamos la necesidad de mejorar la coordinación entre las asociaciones de víctimas y los gobiernos, según el caso, y de elaborar buenas prácticas sobre el papel que los Estados pueden desempeñar en el apoyo y ayuda a las víctimas del terrorismo en todas sus formas y manifestaciones.