El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, ha anunciado que el Consejo de Ministros aprobará mañana la supresión del mando único de la Policía y de la Guardia Civil


El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, ha anunciado que el Consejo de Ministros aprobará mañana la supresión del mando único de la Policía y de la Guardia Civil por considerar que se ha demostrado «ineficiente e ineficaz».

En una entrevista con Onda Cero, Fernández Díaz ha anunciado que volverán a existir una Dirección General de la Policía y una Dirección General de la Guardia Civil, coordinadas por el secretario de Estado de Seguridad.
El titular de Interior ha explicado que esta reforma permitirá que dos cuerpos con singularidades diferentes puedan optimizarlas al pertenecer a órganos directivos distintos, pero adecuadamente coordinadas para que la diferencia no se convierta en merma de eficacia, sino en optimización de sus identidades singulares para luchar contra el terrorismo, el crimen organizado y garantizar la seguridad.
Dentro de la reforma orgánica y funcional del Ministerio del Interior, Fernández Díaz ha precisado que planteará la desaparición de tres direcciones generales.
La reorganización del Departamento de Interior responde al esfuerzo de austeridad que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha pedido a todos los miembros de su Gabinete, ha explicado el ministro.
Ha destacado la importancia del Consejo de Ministros de mañana, que aprobará el primer real decreto ley de medidas económicas de ahorro y austeridad para poder cumplir con el límite de déficit comprometido por España ante la Unión Europea, además de reactivar la economía y crear empleo.
Presos etarras, «sin privilegios»
Fernández Díaz ha lanzado también un mensaje a los presos de la banda terrorista ETA a los que ha advertido de que «no tendrán privilegios» frente al resto de reclusos y que aplicará la Ley y el reglamento penitenciario que, según ha dicho, es un instrumento muy potente para lograr el fin de la organización criminal.
«Todos los ciudadanos son iguales ante la Ley y no va a haber por el hecho de haber pertenecido a una organización terrorista ningún tipo de privilegios frente al resto de reclusos. Las peticiones que se hagan deben ser planteadas de forma individualizada y cumplir todos los requisitos que la Ley prevé para estos casos», ha dicho el ministro.
En este sentido, Fernández Díaz ha añadido que la política penitenciaria es «un instrumento muy potente y muy válido en la política antiterrorista». «Vamos a actuar de esa manera partiendo de la base de que nunca vamos a salir de la Ley en la medida en que pueda contribuir a la desaparición de la banda», explicó.

Comentarios