El Director de Seguridad y las Infraestructuras Críticas (VI): I Jornadas de Protección de las Infraestructuras Críticas


El Director de Seguridad y las Infraestructuras Críticas (VI): I Jornadas de Protección de las Infraestructuras Críticas







Durante los días 28 y 29 del mes de septiembre de 2011, se han organizado por la revista SECURITECNIA, con el liderazgo del Centro Nacional de Protección de las Infraestructuras Críticas y con el apoyo de la Dirección General de la Guardia Civil y Policía (Jefatura de la Guardia Civil), las primeras jornadas que han tratado sobre la protección de las infraestructuras críticas, en España.
El viaje a Madrid, sirvió para otro objeto por parte de este veterano coronel, y fue para asistir el día 29, junto con Ricardo Huelin, presidente ejecutivo de Belt Ibérica S.A. , a un acto realmente emocionante, el pase a la situación de reserva de nuestro común compañero de promoción yteniente general de la Guardia Civil, D. Atilano Hinojosa Galindo, penúltimo oficial de la XXV Promoción de la Academia General Militar que aún se encontraba en activo, quedando únicamente el actual Jefe del Estado Mayor del Ejército, general de ejército D. Fulgencio Coll Bucher. Sea éste, un pequeño homenaje al teniente general Atilano, como coloquial y cariñosamente, se le conocía en el Cuerpo y con cuyo nombre, en vez de con el apellido, le designábamos los amigos y compañeros militares.
En las Jornadas, las apreciaciones sobre la protección de las IC que se han ido exponiendo en las cinco columnas precedentes y publicadas en este Portal de los Profesionales de la seguridad, se confirmaron casi al cien por cien.
Como primera cuestión a resaltar y a la cual dábamos énfasis en los artículos anteriores, es quelos Operadores Críticos ya disponen de un número elevado de medios, sistemas, procedimientos y por supuesto planes (autoprotección, seguridad física o corporativa, seguridad de la información, etc.), con los cuales se puede cubrir más del ochenta por ciento (80%) de los requerimientos que exigen la Ley 8/2011 y su Reglamento. Incluso se podría argumentar que en los actuales tiempos de crisis económica, podría llegar a ser suficiente, faltando únicamente, y ello sería una mínima inversión, el conjuntar todos los planes y medios, encaminando el esfuerzo hacia el cumplimiento de la normativa de protección de IC. Pero habría que integrar el sistema creado, con el Centro Nacional de Protección de Infraestructuras Críticas (CNPIC) y las Administraciones con responsabilidades en esta materia, a través del Departamento de Seguridad, en el cual el Director del mismo u otro técnico con la cualificación requerida, se constituiría en Responsable de Seguridad y Enlace. Belt Ibérica, S.A., se encuentra en la actualidad en condiciones de asumir esta tarea de asesoramiento, para proceder a la adaptación expuesta.
Como segunda cuestión, ya apuntábamos en la columna IV de la presente serie la existencia deuna aparente dicotomía entre lo especificado en la Estrategia Española de Seguridad y la propia Ley 8/2011, en el sentido que en la primera se intentaba preservar a las IC también de fenómenos naturales y accidentes industriales, mientras que la segunda se circunscribía a los atentados terroristas y a los ciberataques. El propio director del CNPIC se encargó de aclararlo, indicando que la norma ha querido ser restrictiva y aplicarla únicamente a acciones malintencionadas, dejando el resto de amenazas y riesgos a las legislaciones sobre protección civil, crisis, etc., sin descartarse que en un futuro se ampliara desde la legislación de IC a las mismas. La necesaria coordinación que debe existir entre el planeamiento en IC y en protección civil, autoprotección, seguridad, etc., suaviza esa aparente dicotomía, reforzando lanecesidad de coordinar perfectamente el conjunto de planes y actividades dirigidas a la protección del Operador Crítico.
Una tercera cuestión resaltada continuamente en las distintas ponencias, principalmente las impartidas por representantes de la Administración, es la importancia que adquiere la Seguridad Privada de tal manera que los conceptos de “interdependencia”, “cooperación”, “coordinación”, y otros similares han salido a la luz constantemente, comprobándose que las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad y en general el “Sistema de Protección de las Infraestructuras Críticas” no solamente cuentan con la Seguridad Privada, sino que tienen en ella un auxiliar leal y cumplidor. Como consecuencia de esta necesaria interacción, no solo entre los Departamentos de Seguridad de los operadores, sino también con las empresas de servicios operativos de seguridad que son las que proporcionan el personal, se ha planteado la necesidad de mejorar la calidad en el servicio, apuntándose por parte de algunos ponentes que a las empresas adjudicatarias de protección de IC se les exigiera unos estándares, mientras que otros abogaban por establecer un plan formativo, inicial y continuo, para los vigilantes que prestan servicio en las IC.
Aunque en sucesivas columnas se irá ampliando, un cuarto tema surge en las Jornadas. Nos referimos a la consideración de “mínimos” de la legislaciónAnteriormente ya hemos hecho referencia implícita a ello, pero en la exposición de las guías sobre los planes de seguridad del operador (PSO) y planes de protección específica (PPE), se dejaba ver una cierta incoherencia en el planteamiento y falta de cartesianismo en sus índices, quedando aclarado desde el CNPIC que no se ha pretendido elaborar tales índices, sino una relación de contenidos “mínimos”, decantándose además por la imperiosa necesidad de seguir un método en la planificación.
A este respecto cabe afirmar que Belt Ibérica, S.A., tal como se ha indicado en las columnas anteriores, ha estudiado el contenido de las guías y ha adaptado a la normativa PIC las metodologías MEBELTSEG y MEBELTSEM, que ahora se ajustan totalmente a los requerimientos postulados en la nueva legislación promulgada.
El camino a recorrer es largo. No podemos de la noche a la mañana tener identificadas todas las infraestructuras críticas y, por tanto, a quienes las operan, ni mucho menos lograr la adaptación rápida y completa a la Ley 8/2011. Sí se puede, y ello debe ser misión del Departamento de Seguridad de las organizaciones que consideren que podrían estar inmersos en la legislación PIC, adecuar la estructura de seguridad: autoprotección, planes de emergencia, seguridad física, seguridad de la información, etc. para irla adaptando a los requisitos que se exigen a la IC. De esta forma, si el CNPIC identifica la actividad que realiza como crítica ya tendrá un largo trecho recorrido y, en caso contrario, tendrá la certeza que su organización habrá aumentado varios niveles su protección, lo que nunca está de más, sino que redundará en su propio beneficio y en el de la ciudadanía.



Suplemento Temático: Protección Infraestructuras Críticas

Fuente: Belt Ibérica
Fecha: 04/10/11
   Mas artículos de Rafael Vidal Delgado      Otros Expertos   

Comentarios