Según esta asociación, la protección privada a miembros de la Justicia saldría “hasta cinco veces más barata”. ASES

La Asociación Española de Escoltas (ASES) aseguró hoy que los guardaespaldas privados están dispuestos a proteger a jueces y fiscales, lo que tendría un coste muy inferior al que conlleva que esta labor sea realizada por miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado

 Según esta asociación, la protección privada a miembros de la Justicia saldría “hasta cinco veces más barata”.

Vicente de la Cruz, presidente de ASES, se refirió así, en declaraciones a Servimedia, al malestar expresado por jueces y fiscales ante la retirada masiva de protección personal acordada por el Ministerio del Interior. Los guardaespaldas que protegían a estos funcionarios judiciales eran policías nacionales y guardias civiles.
En este sentido, De la Cruz estimó que estos funcionarios de la Administración de Justicia “tienen razón” al quejarse por la retirada de escoltas, puesto que el pasado dado por Interior “es un poco precipitado”.
Según este representante de los escoltas privados, esta retirada de protección personal debía haberse consensuado con jueces y fiscales, “que son quienes saben los asuntos que tienen entre manos”. Por este motivo, estimo que “ha habido un poco de precipitación y de falta negociación con ellos”.
Añadió que los escoltas privados están “dispuestos” a dar la protección a magistrados y fiscales, trabajo que hasta ahora realizaban miembros de las Fuerzas de Seguridad. Según de la Cruz, saldría mucho más barato dar protección personal de carácter privado a estos miembros de la Administración de Justicia.
Explicó que sería “hasta cinco veces más barato” proteger a jueces y fiscales con seguridad privada y no con agentes de las Fuerzas de Seguridad. Argumentó que esto es así porque las fuerzas policiales necesitan hasta cinco agentes para proteger a un juez, algo que puede hacerse con dos escoltas privados.
Además, De la Cruz se refirió a que la protección pública requiere una “unidad permanente” para hacer el trabajo de protección, algo que las empresas privadas lo incluyen en el “coste de servicios”. También se refirió a que el absentismo laboral de las fuerzas policiales no se da en las compañías de seguridad.